Hotel sweet Hotel

20:17

hotel post

El sueño de cualquier chica puede ser vivir en un hotel.
El glamour que supone que te lo den todo hecho.
Camas mullidas de princesita, bañeras aptas para eternos baños relajantes, un desayuno completo que va desde frutas hasta gofres, croissants rellenos, pastel de queso.. todo eso que tanta pereza nos da cocinar y que supondría levantarse dos horas antes.
No tener que hacer tareas de casa...

Vivir en un hotel es la vida relajada, sencilla. Todo un ejercito de personal a tu servicio.
Vivir en un hotel es una utopía hasta que te toca vivir en un hotel.

El primer día es todo novedad. Hasta te planteas saltar en la cama sin miedo a salir despedida a la habitación de arriba. 
El segundo día es interesante. Inspeccionar que tienen de menú, disfrutar con las dudas que se planean ante un buffet libre.
El tercer día ya empiezas a estar cansadita de encontrarte al recepcionista cada vez que entras, sales y vuelves a salir. 
El cuarto día hasta echas de menos algún plato que lavar.
El quinto día vuelves a casa y empiezas a echar de menos el hotel.

Por motivos de trabajo, me ha tocado trasladarme dos meses a vivir fuera de mi ciudad, a vivir de hotel
No puedo quejarme, me ha tocado un buen hotel. Pero ya he llegado al punto de que el personal me llama por mi nombre, y empiezo a sospechar que el día que me vaya van a hacerme una cena de despedida.
El recepcionista hace mi registro, cuando llego, en el tiempo que me lleva ir desde la puerta hasta su mostrador. La camarera del desayuno ya sabe en que habitación voy a estar antes que yo. Y los camareros de la cena me reservan mi mesa favorita.

He recorrido los pasillos como si fuese el niño de El Resplandor pero sin triciclo. Me he echo la interesante a lo Hotel California de los Eagles. He creado misterio, imaginando personajes, como Norman Bates en Psicosis. He sido rock&roll star,  casí casí he celebrado la fiesta post Oscar en este hotel.Hasta he jugado a ser la dueña del imperio Bass, Chuck Bass.

Me han puesto en tres plantas distintas, cuatro habitaciones diferentes, dos orientaciones con vistas opuestas, y siempre el mismo menú para cenar pero con variantes.

Y cada vez que llego estoy deseando irme, y cuando me voy estoy desando las comodidades del hotel.

Vivir en un hotel no es tan fácil como parece. No os dejéis llevar por instagram. Cuando estás fuera aprendes a apreciar el hogar dulce hogar.

hotel post

hotel post

hotel post





Rock With Fashion by @rociinthesky sigue en

Facebook Twitter Instagram PinterestGoogle plus Bloglovin

You Might Also Like

6 comentarios

  1. No sabes como te comprendo, no tan directamente claro, pero en cierto modo. Yo cuando me voy de vacaciones no hago más que soñar con mi cama, mi mullida y altamente confortable cama (claro que los hoteles que reservo son lo justo y necesario para que no tengan cucarachas.... jajajajaja). Yo sólo te deseo que disfrutes de la experiencia, y desde luego, aprendas de ello.... VIVA SIS COMO PRETTY WOMAN!!! (búscate un Richard...) kss

    Saioa: Speak4Chic

    ResponderEliminar
  2. Aiss que duro!! Sé fuerte y seguro que pronto estás en tu casita. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Mucho ánimo! No vivo de hotel en hotel pero si que desde hace meses me he mudado al extranjero y a día de hoy llevo 4 mudanzas por lo que en parte te entiendo en lo de apreciar el verdadero hogar :)

    Un besote.

    ResponderEliminar
  4. qué chulas las fotos, y si, mola mucho la época de vacaciones que una está en un maravilloso Hotel, sobre todo cuando hay bañera súper grande y te das un baño súper relajante!! me encanta =)

    Un besico
    www.upciencia.com

    ResponderEliminar